miércoles, 12 de octubre de 2011

La Virgen Maria

Recuerdo tener una estampita de la Virgen María de niña, que me habían regalado, me parecía tan bonita, tan delicada, tan dulce su rostro…la guardaba como un tesoro y en ese tiempo, antes de acostarme le dedicaba una oración y le pedía con fe algunas cositas….importantes para mi claro.

La estampita de mi virgen te regalaba flores, te sonreía muy timidamente y sus lágrimas eran de las que no se ven pero se caen en silencio, lágrimas dulces , de dolor, de emoción, de ver, de ilusión, de querer….Sin cerrar sus ojos ante nada, pero siempre reflejada esa tristeza, aun así miraba la vida como lo que es un camino donde recoger muy bellas flores que no serian mas que minutos y minutos de felicidad…Los pocos o muchos minutos de tristeza que los hay ,echalos de tu vida o guardalos tan profundamente que no puedan salir. Solo se feliz que la vida acaba siendo muy corta y hacia atrás no nos dejan volver….

Porque si le pido a la virgen volver a ser niña me da no me lo concede no? ….claro que
pensándolo bien yo sigo siendo tan niña... en momentos, que mejor tiro hacia delante siguiendo este complicado camino y con tanto que vivir, aprender, disfrutar…etc

montse




2 comentarios:

Mª Carmen dijo...

Hola amiga bonito blog.Gracias por pasar por mi rinconcito.Besitos.

montse dijo...

gracias Mª Carmen.besos